lista alfabética
busca
       
 
   
histórico
fontes de pesquisa



  sugestões

  Museu de Arte Sacra de São Paulo [Museo de Arte Sacro de São Paulo]        

Historia

Ubicado en la planta baja izquierda del Mosteiro da Luz [Monasterio de Luz], en la avenida Tiradentes, centro de São Paulo, el Museu de Arte Sacra [Museo de Arte Sacro] es inaugurado en 1970, sobre la base de un convenio firmado entre la Mitra Arquidiocesana de São Paulo [Mitra Archidiocesana de São Paulo] y el gobierno del Estado. Ese convenio tiene por objeto asegurar una sede para el antiguo Museu da Cúria [Museo de la Curia] - con la colección de imágenes sacras, numismática, platería religiosa, joyas, altares, libros litúrgicos raros, mobiliario, pinturas etc. -, creado por el arzobispo don Duarte Leopoldo e Silva, en 1907. En 1979 el recién nombrado director del Museu de Arte Sacra [Museo de Arte Sacro], padre Antonio de Oliveira Godinho, es el responsable de integrar el edificio histórico y el fondo, eliminando paredes, liberando espacios y redistribuyendo piezas y obras. El Mosteiro da Luz, a su vez, tiene su historia vinculada a la fundación del Convento da Luz, en 1774, construido de tapia majada en mortero, sobre la base de un proyecto de fraile Antonio de Sant'Ana Galvão. En el año de 1822 el arquitecto fraile Lucas José da Purificação simplifica el proyecto original, confiriendo a la edificación el aspecto actual. Fruto del trabajo de los dos franciscanos, el monasterio sobresale como uno de los más importantes monumentos coloniales del siglo XVIII, catalogado como Patrimonio Histórico por el Instituto do Patrimônio Histórico e Artístico Nacional - Iphan [Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional] en 1943.

El fondo del Museu de Arte Sacra de São Paulo [Museo de Arte Sacro de São Paulo] revela la imaginería brasileña, sobre todo la de São Paulo, de los siglos XVI, XVII y XVIII, sobre la base de la producción que contrasta con el arte religioso barroco y rococó predominante en las provincias de Minas Gerais, Bahia, Pernambuco y Río de Janeiro por su sencillez estilística. La producción de São Paulo, marcada desde cerca por los modelos hispanoamericanos que traen las misiones jesuíticas desde Paraguay y Argentina, traduce los avances de la catequesis y de la colonización. Artistas y artesanos siguen por las sendas que abren las expediciones bandeirantes1 en el interior del Estado, construyendo y adornando capillas e iglesias. Obras de madera y barro cocido son realizadas por hombres con formación erudita y también por artistas populares, que hacen sus propias lecturas de los modelos eruditos. En torno a las cofradías religiosas se reúnen profesionales de diferentes categorías: ceramistas, ladrilleros, tejeros, albañiles, carpinteros, entalladores, cerrajeros, latoneros. Algunas órdenes, sobre todo la de los jesuitas y de los benedictinos, forman y mantienen sus propios artesanos. Entre ellos, se observa la numerosa presencia de mestizos, mulatos libres, indispensables para la arquitectura y para as artes del período colonial.

Piezas destinadas a las viejas iglesias de la ciudad de São Paulo y alrededores - Araçariguama, Santana do Parnaíba, Cotia, Guarulhos, etc. - componen la mayor parte del fondo del museo, que además cuenta con trabajos de otras regiones. Pintores, orfebres y escultores anónimos y célebres se encuentran allí representados; entre ellos sobresalen fraile Agostinho da Piedade (ca.1580 - 1661), fraile Agostinho de Jesus (ca.1610 - 1661), Aleijadinho (1730 - 1814) y Mestre Valentim (ca.1745 - 1813) [Maestro Valentim]. Con una fuerte tendencia didáctica, la disposición de las obras en el fondo acompaña la historia de la Iglesia en la región, directamente vinculada con la evolución de la ciudad. Ya en la entrada, se le presenta al visitante la São Paulo en el siglo XVIII, las primeras iglesias de São Paulo y la creación del convento. Se dedican espacios especiales al proceso de construcción del edificio y a las técnicas constructivas de los primeros siglos: la tapia majada en mortero, comprimida en cajones hechos con tablas; la "taipa de mão" [tapia que se tira en golpes con la mano] sobre el entramado del "pau-a-pique" [empalizada]; y el adobe, desarrollo de la construcción de barro. En el pasillo se ubican las piezas remanentes de las viejas iglesias.

En la sala de los maestros benedictinos - fraile Agostinho de Jesus y da Piedade -, se encuentran diversas obras representativas de los dos ceramistas, entre ellas el Santo Amaro [San Amaro], del siglo XVII, de fraile Agostinho da Piedade, y Nossa Senhora dos Prazeres [Nuestra Señora de los Placeres] y Nossa Senhora da Purificação [Nuestra Señora de la Purificación], ambas de fraile Agostinho de Jesus. En esta última, hecha con barro cocido y policromado - se representa la virgen con aspecto adolescente -, se la considera una de las obras maestras del autor. Espacios destinados a la orfebrería religiosa (joyas, cálices, aderezos, etc.), a los textos históricos sobre la creación de la diócesis de São Paulo y al mobiliario de la sacristía conviven con las salas dedicadas a los santeros populares, a las "paulistinhas" - pequeñas imágenes populares de barro, típicas de São Paulo - y a las imágenes del Divino, versión local de los modelos eruditos.

El fondo del museo, ampliado a lo largo de los años, cuenta, además, con pinturas del artista de Bahia Capinam (1791 - 1874) y de Benedito Calixto (1853 - 1927). De Aleijadinho, específicamente, célebre por sus obras de piedra blanda, es posible conocer trabajos de madera, como Nossa Senhora das Dores [Nuestra Señora de los Dolores] y Sant'Ana Mestra [Santa Ana Maestra], ambas del siglo XVIII. También de madera, están presentes obras del Mestre Valentim [Maestro Valentim], como el Ángel, de finales del siglo XVIII.


Nota

1 Expedición bandeirante: Expedición de penetración en el territorio brasileño en la época colonial.



Atualizado em 20/12/2006